Busca en internet

Búsqueda personalizada

Otras Chapuzas

..cerrando puertas...

Es dificil enfrentarse a un papel en blanco. La incertidumbre de algo tan impoluto pero ya viejo conocido. Es lo de siempre, conoces el papel, conoces el boli incluso conoces lo que vas a escribir. Fuera de tu cabeza nada tiene sentido, encontrar las palabras es más difícil que encontrar el camino y en este caso ni siquiera eso es fácil.

Millones de senderos, millones de opciones y todas parecen igual de malas, escoges una confiando en que no lo hayas hecho male y aún así es imposible decidirse.

Es irónico como ha cambiado mi vida desde la primera vez que miré a esa puerta y la última. Como hace tiempo aprendí, cerré tras de mi y no volví a girar la cabeza, no miré atrás y ahora delante de esta entrada tengo la sensación de que me equivoqué.

Atravesé la puerta con alegría e ilusión con esperanzas y sueños, nueve meses han bastado para que toda mi ilusión se convirtiera en desesperanza, mis sueños se desquebrajasen como arena en el viento. ¿Felicidad? nunca la tuve clara pero hoy día se hace confusa. Escoger un camino y andarlo, es lo que siempre me repito....pero hoy da tanta pereza andar.

Suelo ser el que hace las cosas por que hay que hacerlas, por que deben hacerse , más bien, es así como pretendo engañarme. Y ahora, ahora que sé lo que tengo que hacer una fuerza invisible que solo puedo sentir como un enorme y punzante dolor en mi cabeza me impide hacer lo que tengo que hacer e incluso lo que es peor: ser como quiero ser.

Me gustaría volver atrás y hablar con el yo de hace 9 meses y decirle todo lo que ahora sé. Intento recordar las preocupaciones de un por aquel entonces despreocupado yo. Me duele saber que ese yo no me creería.

Avanzo por una carretera que me lleva a un camino que no sé a donde va y lo que es peor, sé que recorreré solo. No habrá una mano amiga que cargue mi peso por mi, no habrá nadie que escuche como caigo entre llantos y balbuceos suplicando a Dios, si que aún nos escucha, por una segunda oportunidad que sé jamás tendré.

... quizás algún día aprenda la lección que tanto se empeña la vida en enseñarme, quizás algún día sepa cual es el camino a andar.